26 feb. 2012

Sonrisa 34 de 366: El comprometido operador de Metrobús

Conseguir noticias positivas, con buena vibra, de esas que sacan sonrisas no ha sido tarea fácil... Todos los medios están excesívamente politizados por acá y quien me conozca bien sabrá que no puedo criticar a la política pero sí creo que debe existir un equilibrio pues. 

Por esto confieso que mi principal fuente para conseguir sonrisas ha sido Facebook, donde los panas publican sus historias, anécdotas y logros. Justamente allí estuve estos días y me topé con una breve anécdota que me sacó una gran sonrisa y fue publicada por la siempre observadora y talentosa Naky Soto.

La cosa la cuenta así:

"Decidimos irnos a pie, pero a las dos cuadras comprobamos la generosidad de un sol que debe estar premiando a los que sí optaron por la playa. Nos montamos en el Metrobús. Ante la impertinencia de un padre con un hijo muy pequeño para viajar solo en un asiento elevado, el operador pidió la colaboración de los usuarios para hacer los cambios que permitieran un viaje sin riesgos. 

Al terminar las gestiones dirigió unas breves palabras a los usuarios: 'Todos los días salgo de mi casa con la intención de ser el mejor operador posible, pero mi misión no se limita a conducir, también debo garantizar su seguridad; colaboren conmigo y yo los llevaré con respeto y eficiencia'.

Me sentí conmovida y al pagar los boletos se lo dije. No vi su identificación. Sólo sé que manejaba la unidad 414, de la ruta que parte de Chacaito hacia Las Mercedes, que eran las 2 de la tarde y que faltó un aplauso".

Maravilloso, no? Fue tan refrescante leer eso que salí corriendo a escribirle y pedirle permiso para publicarlo y en su respuesta me contó un poco más.

"Me hace muy feliz que este noble hombre exista y con su notable humildad (uniforme desvencijado, muchas veces planchado en los mismos sitios, unos zapatos más bien roídos pero pulidos, etc.) tuviese la entereza para hablarle con dulzura al niñito, movilizara a un par de patineteros para que cedieran sus sillas al par afectado, moviera a otro señor para darle el asiento a una muchacha con síndrome de Down y su mamá, y todo esto en menos de un minuto...sin gritos, sin malas caras, sin regaños

Cuando le dije que admiraba y agradecía lo que acababa de hacer y decir, me dio las gracias y me repitió que ese era su compromiso. Entonces quise abrazarlo :')"

Más que una sonrisa...es un alivio saber que sí existe gente comprometida con ofrecer un buen servicio. Un aplauso para este superhéroe y que se multipliquen!

Gracias Naky :)

2 comentarios:

  1. Güao, definitivamente si existen grandes personas que hacen pequeñas cosas que cuentan como una inmensa acción, ese es el granito de arena que mueve al mundo. Qué gran anécdota Naky, gracias por compartirla Eleazar


    Les dejo más sonrisas =D

    ResponderEliminar
  2. Que belleza ... y si existen esos corazones buenos que salen a relucir cuando regalamos sonrisas !!!

    ResponderEliminar