19 mar. 2012

Sonrisa 39 de 366: Siempre, siempre, siempre

Esta sonrisa se la lleva una mini historia que presencié el sábado pasado cuando estaba caminando por Altamira y delante de mi iba un niño (como de 4 años) con su papá. El paso de ellos era lento por los pasos cortos que daba el chamo.


El niño con su voz de comiquita iba hablando de todo lo que veía y al pasar al lado de un señor sin piernas que se ayudaba con unas muletas, le comentó espontáneamente al papá:

"Oh no...Si yo no tuviera piernas, me tendrías que cargar siempre, siempre, siempre"

El papá se quedó callado por unos segundos mientras seguía caminando hasta que pudo contestarle con voz entrecortada:

"¿Sabes qué? A mi no me importaría cargarte siempre, siempre, siempre"

Aquí es donde tragué grueso, sonreí, llegué a mi carro y allí pensé en que este pequeño detalle lo compartiría. Por eso saqué el celular para tomarles una foto por el retrovisor mientras se alejaban.