26 ene. 2012

Sonrisa 24 de 366: Un Oscar para Abiram

Una sonrisa muy especial para un gran talento venezolano. Alguien que para mi era desconocido hasta que recientemente, un pana me habló de él. Ahora me siento muy afortunado y espero que después de leer esto y conocerlo (quienes no lo conozcan), puedan sentirse igual.

Se trata del joven venezolano, compositor y director de orquestas sinfónicas, Abiram Brizuela. Con solo 27 años y  formado en el Sistema Nacional de Orquestas Infantiles y Juveniles de Venezuela, Abiram ha sido reconocido internacionalmente por ser el primer latinoamericano en componer para el software de producción musical "Reason" y además ha sido dos veces Premio Municipal de Teatro en Venezuela.

Pero antes de continuar, escuchen un poco de su música...


Simplemente genial, no? Es como estar escuchando una de las mejores bandas sonoras de esas grandes producciones cinematográficas. Pues se trata de "Evolution", una de las melodías "demo" del software "Reason" que fue compuesta por el mismo Abiram Brizuela.

Abiram está residenciado actualmente en Miami donde trabaja muy duro para alcanzar sus sueños y tuve el privilegio de contactarlo para conocerlo un poco más. No solo su música, sino sus palabras son garantía de que lo logrará todo y tienen tanta inspiración que me fue imposible editarlas, así que disfruten de cada una de las sílabas de sus sensibles respuestas.

¿Por qué la música?

"La música no es más que una combinación de sonidos y silencios que se organizan de alguna manera para causar un impacto emocional en el ser humano y el entorno que lo rodea, por eso creo que desde que habitamos en un mundo en el que todo vibra y en el que todo se propaga entonces hemos vivido en música toda la vida… La música me invita a ser yo mismo, a decir lo que no soy capaz de decir de otro modo, porque vibra, porque es una energía con el poder de sanar el alma y estamos en un momento en el que hay que sanar muchas almas en el mundo, porque une sociedades distintas, porque reúne diferencias y las vuelve un mismo discurso, porque el poder individual se adhiere a un poder colectivo transformador, hermoso, sutil, mágico, que flota, que te llena… que te mueve y te conmueve".

¿Desde cuándo?

"La música ha estado en mi vida desde siempre. Mi mamá tocaba fagote y mi papá era un músico aficionado, tocaba el acordeón y el piano, amaba cantar… de hecho fue mi papá quien me llevó a los cinco años a mi primer encuentro con el Sistema de Orquestas Infantiles y Juveniles de Venezuela. Fui en el plan de escuchar un concierto en el Teresa Carreño que me dejó impactado y asistí a una audición para integrar uno de los núcleos de “El Sistema”, específicamente el núcleo de San Agustín con la Maestra Irina Capriles.

Desde que entré al núcleo todo fue una reacción en cadena, más que volvernos una orquesta nos volvimos una familia… era el lugar al que querías llegar apenas terminaran las clases del colegio, era un lugar en el que eras valorado por lo que eras más que por lo que estabas interesando en aprender. Por supuesto eso siempre trae como consecuencia un sentido de pertenencia con ese lugar y ese proyecto, haciendo que nazca un interés natural en la superación. Todos nos nutrimos de todos y todos somos responsables de que el compañero brille, esa fue la clave; sé que parece un poco profundo para un niño de cinco años y por supuesto que ahora analizo lo que en algún momento fue meramente instintivo, pero de cualquier modo fue un comienzo hermoso y amable para lo que ha sido un camino que cada vez parece más largo".

¿Qué te inspira?

"El ser humano y el entorno que lo rodea, la música tiene un poder mágico en el que la comunicación llega a tal nivel de profundidad que se toca al alma como quien puede tocar un pedazo de madera… me inspira la capacidad que tienen los seres humanos de unirse por un propósito noble por sobre cualquier diferencia y por sobre cualquier circunstancia; me inspira la posibilidad de recrear en sonidos todo lo que veo, todo lo que vivo y todo lo que siento, como dije antes, es magia… y como todos sabemos, la magia siempre despierta alegrías sin discriminar que entendamos o no como es que la magia funciona.

¿Con qué sueñas?

"Esta es una pregunta curiosa porque hasta hace nada te habría repetido la misma respuesta que me he dado a mi mismo por años y años. Desde que recuerdo he dicho que me quiero convertir en el primer venezolano en obtener un premio Oscar como compositor de música para cine. Toda la vida he caminado en esa dirección y gran parte de las razones por las que vivo en este país es porque quiero vivirme desde adentro la experiencia de llegar a la meta. Sin embargo, me he detenido recientemente a ver a mis amigos y a mi familia, que no esperan ni un segundo en estar ahí para apoyarme cuando logro lo que me propongo y cuando no lo logro, para levantarme cuando me caigo y para perdonarme los errores cometidos… Creo que ahora mi sueño ha cambiado ligeramente… Sí, amaría ganarme un Oscar como compositor y aún camino en esa dirección pero lo logre o no, mi sueño es y será vivirme a plenitud la infinidad de relaciones hermosas que he cosechado a lo largo de mi vida. Después de todo, para ellos es mi música y de ellos ha nacido todo lo que hago".

¿Qué has hecho para alcanzarlo?

"¡Tener fe! Bueno,  sé que parece algo romántico y decepcionante para quienes esperan que la respuesta sea una “fórmula para el éxito”, comenzando porque me considero una persona exitosa porque estoy vivo y dispuesto a vivir más que por cualquier otro logro circunstancial que se me presente en el terreno profesional.

Cuando tenía quince años ya estaba metido de lleno en la música, tenía diez años en la orquesta y tenía más de dos años con Parkas (mi banda de rock). Mi mamá estaba bastante preocupada porque terminara el bachillerato porque básicamente estaba dedicándole el 100% de mi esfuerzo y energía a la música, de hecho tomé una decisión radical en cuarto año de bachillerato y decidí salirme del liceo convencional y entré a un parasistema para poderle dedicar más tiempo a la música que a la química o la matemática.

Como parte de mis consecuencias inmediatas dejé de obtener “patrocinio familiar” para pagar mi parte de los ensayos con Parkas y comencé a trabajar por las noches como vigilante de carros en un estudio de ensayo y grabación; era una calle ciega en Boleíta del sur, y era sobretodo un puesto de trabajo que dependía de que te sentaras horas y horas sin hacer nada hasta las dos de la mañana vigilando los carros de otros músicos. Un día se me ocurrió la brillante idea de llevarme una extensión eléctrica y literalmente me robé la energía desde la toma del único bombillo que iluminaba el estacionamiento de aquella calle ciega. A la extensión eléctrica le enchufé el tecladito Yamaha de cuatro octavas que tenía en aquel momento y me dediqué de ahí en adelante a componer todas las noches. Evidentemente pasé muchísimas horas explorando ideas musicales y me pasó en más de una ocasión que algún mendigo viniera a la calle a escuchar mi música...creo que es la mejor audiencia que he tenido en mi vida.

El caso es que el ser humano tiene una capacidad única para superarse a partir de la fe, desde la posibilidad de creer en una realidad que no es la que estas viviendo aún… tener la seguridad de que algo pasará te anima a seguir caminando en esa dirección, meses después ya no era el vigilante de los carros sino el primer venezolano que compuso un demo para Reason de la famosa casa sueca Propellerhead".

 "Yo creo en el ser humano, creo en sus capacidades y su potencial de cambio. También creo que a pesar de que muchísima gente está enfocada solo en ver el colapso, yo creo el renacer que está teniendo la sociedad mundial a partir de descubrir el poder de la expresión libre de sus ideas. Creo que estamos en un momento en el que el humano es más importante que las fórmulas, los gobiernos, las visas, las economías y las patentes de los derechos de autor… Creo que estamos dándole la bienvenida a la “era del arte” más que como una manera de expresión plástica o sonora, yo diría que como una forma de expresión humana… como diría el Maestro Abreu, el mundo está transformando al ser humano y su humanidad en una empresa “de mayorías para mayorías”. 

Abiram ha trabajado con Luis Gorfinkel (baterista de Lauryn Hill) y nada más y nada menos que con Doug Wimbish (ex bajista de los Rolling Stones, Madonna, Depeche Mode y actualmente Living Colour).

Ahora trabaja como compositor para "Castillo Music" y como Director Musical de uno de los núcleos del "Miami Music Project" que es una fundación inspirada un poco en el Sistema de Orquestas Sinfónicas Infantiles y Juveniles de Venezuela y en el que llevan educación musical gratuita a un gran número de niños haitianos que viven en condiciones sociales difíciles, muchos de ellos familiares o víctimas directas del terremoto del 2010. Y como si fuera poco es asistente de dirección del Maestro James Judd, quien le dio recientemente la oportunidad de dirigir a la Honors Orchestra en el Adrienne Arsht Center.

Después de escuchar su música, leer sus respuestas, conocer sus logros, su calidad humana, su sensibilidad; al menos yo ya le doy su Oscar, ...y el que más brille por favor...y además con todo el orgullo, lo ovaciono de pie.

Cierro esta nota con "Otoño" interpretado por la hermosa voz de Minerva (a.ka. "Vita"), un tema original de Abiram escrito el día en que enterraron a su papá. "Está basado en el tema central de 'The Rescuers, Someone's waiting for you' que fue la primera película de Disney que vi con él. Hay un ciclo implícito en otoño, un momento que va y viene... un lugar común en el que lo natural cae para dar vida a lo nuevo... al milagro de la vida".




Más información y música de Abiram Brizuela en su página web: http://www.abirambrizuela.com

Muchos éxitos más maestro!

4 comentarios:

  1. ¡Wow! Inevitable que se me ponga la piel de gallina y los ojos se me pongan "aguarapa'os" al leer las hermosas palabras de este venezolano, de quien a partir de hoy me siento muy orgulloso. Gracias a ti, Eleazar, por compartir historias de este tipo, que nos llenan de alegría, entusiasmo y un optimismo indescriptible.

    ¡Saludos!

    Manuel G.

    ResponderEliminar
  2. Extraorsinario Venezolano y buenisima la entrevista. Que orgullo que sigamos conociendo el talento Venezolano a traves de 'Un dos tres por todos"" Gracias y exitos a Abiram

    ResponderEliminar
  3. Me levanto de la silla y aplaudo por ¡Abiram! leí cada una de estas palabras motivadoras y esperanzadoras, que dan vida a los sueños de los que esperan algo mejor cada día y que no se apagan por nada. 

    También fui músico de una orquesta sinfónica, toque por cuatro años el contrabajo y el cuatro, siempre me decía a mi mismo que 8 horas de estudio debajo de un saman ¡eran pocas! leer este artículo confirmo mis palabras. Soy un soñador empedernido (no lo niego jeje) ver un ejemplo como este es motivo para seguir soñando y perseguirlos hasta alcanzarlos.

    ¡BRAVO MAESTRO! ¡esta sonrisa por favor que valga por dos!

    ResponderEliminar
  4. Mi HermAmigo Abiram ha sido bendecido con un talento maravilloso, y yo tuve el privilegio de compartirlo con el, en la epoca del Liceo...al leer la parte de la entrevista donde el narra que le estaba dedicando mas efuerzo y energia a la musica que a las clases, me vino el recuerdo de él sentado en el pupitre, y golpeandolo con un lapiz o lapicero, como si estuviera tocando la bateria!jejejeje...El nació para la Musica!!!
    Sus palabras de optimismo y fe siempre estuvieron en su Verbo. Es un hombre tan sensible, tan amoroso, que da gusto pasar horas con el hablando de la Vida...
    A pesar de los años de distancia, TE SIGO RECORDANDO CON MUCHISIMO CARIÑO HermAmigo:)...
    Seguiremos "haciendo camino al andar"
    Y concuerdo con Eleazar, ya te has ganado un OSCAR!!:D
    Gracias Eleazar por esta pagina que es un balsamo de cosas buenas y que pintan sonrisas para los que estamos en cualquier parte del planeta tierra!;)Bsos y UN DOS TRES POR TOD@S!!!

    ResponderEliminar