17 nov. 2011

La inseguridad como aperitivo

Y así fue como sobreviví a una paliza por andar dándomelas de superhéroe urbano. Pero es que ser testigo de que le peguen a una mujer, aunque no la conozca, pudiera ser la vaina que más me transforma en Hulk.
Apróximadamente tres horas antes de escribir esto, al salir de la oficina me paré a comprar cena por Los Palos Grandes y cuando ya regresaba al carro me encontré con que un tipo le estaba cayendo a patadas a una muchacha, allí en la acera, cerca de mi carro; tan cerca que prácticamente estaba arrecostado de él.

Presenciar eso, sin mucho analizarlo, me llenó de una ira incontrolable y tuve que intervenir. Todo pasó muy rápido pero recuerdo que la cara de dolor de la muchacha activó mi reacción.
Ahora estoy más que seguro que "Bruce Banner" tiene que haber sentido algo similar antes de volverse verde y reventar la ropa. Y aunque yo no solté ni un botón, me acerqué sin temor hasta el tipo, lo aparté y nos dimos golpes pero no por mucho tiempo, porque se fue corriendo.

Para mi sorpresa, todo resultó en que la chica venía caminando y él no era más que un ratero que intentó llevarse la cartera, pero al ella no permitirlo, él comenzó a darle carajazos.

Lo cierto es que hasta el día de hoy no estaba muy seguro de que yo supiera pelear, de hecho no estoy muy seguro de que me haya visto muy estético lanzando "coñazos" a lo loco (porque estaba más loco de lo normal), pero sirvió para espantar al tipo. Y aunque siempre me he considerado
defensor de las injusticias, también soy una persona pacífica y fiel practicante del "correr" como la mejor manera de defenderse.

En fin, estoy muy claro de que reaccionar así fue una locura porque el tipo ha podido estar armado o qué se yo...pero al parecer la valentía es irracional. Simplemente de nuevo me tocó sentir la inseguridad de este país muy de cerca y así reaccioné a pesar de mi costumbre "pacifista". Esta vez correr no fue una opción y no se explicar el por qué.

Volver a la racionalidad por supuesto que me lleva a sobarme los carajazos, al rincón del miedo y sobre todo a una estado de "arrechera" y frustración que me agua el guarapo porque vivir pensando en que cualquiera puede pasar por una experiencia tan indigna, es una gran "cagada".

Y ahora, a cenar...y a cuidarnos.

1 comentario:

  1. Mi pana Eleazar! Que cosas vale, con lo que se tiene que vivir a veces. Pero bueno, como dirian los franceses "C'est la vie".
    Gracias a Dios que no te pasa nada grave, suerte y un abrazo!

    ResponderEliminar